sábado, 4 de junio de 2011

Primera semana.

Primera semana de estudios casi terminada (mañana terminaré algunos apuntes). He conseguido darle al menos una vuelta a todas las asignaturas. Hoy ha tocado física, he terminado hace un rato, qué mal cuerpo se me ha quedado...
Salvo por la visita a Madrid, la semana se resume entre libros y apuntes.

Madrid. La gran ciudad. El objetivo de esta visita: entrevistas para los colegios mayores. Tocó la Fundación SEPI (sociedad estatal de participaciones industriales) para el vulgo, el negro, y el colegio mayor Isabel de España. El viaje un paseo, la entrada a Madrid, otro. Y en las entrevistas pues hubo de todo. En el negro me tocó, mejor dicho, nos tocó a una canaria, a un burgalés y a mí con el director, nada más y nada menos que un ingeniero aeronáutico; vamos, lo que se sacan los alumnos de magisterio por las tardes...

Nerviosismo de entrada; cinismo, silencio e ignorancia (por nuestra parte) mientras y apatía e indiferencia al terminar. Vamos, que no hace falta que os aclare que no fue un éxito. Si vais, recordad: entrevista no es hacer preguntas y responder, es entrever y buscad que es un profesional, ah y si sois ya mayores de edad, absteneos, os tocará una charla sobre responsabilidad y contratos verbales. En fin, a sacar buenas notas y, si suena la flauta, a entrar por méritos académicos porque no sé yo qué puntuación podrá sacar de nuestras caras de asombrosa estupidez.

La entrevista en el Isabel, un paseo. Además, un paseo agradable. El prototipo de entrevista. Pregunta-respuesta; calificación. Hablar de gustos, aficiones, porqués, política, arquitectura; sin nada más que decir: un gusto. (Además, después del otro, cualquier cosa sería el cielo... jeje) También me gusta el colegio, pero prefiero el SEPI, me gusta más el ambiente y la gente ;)
De la comodidad y bohemia recepción del Colegio Mayor Chaminade (El Chami, como le gusta a Jaime, donde van los perroflautas) no digamos nada. Mejor digamos, que ya me llamarán.

"Technica impendi nationi"

Ya es hora, vayámonos a casa. ¿Quién le iba a decir a mi padre que iba a estar saliendo de Madrid (también entrar, pero bueno, recalcarlo aquí) un viernes a las 14:15 de la tarde? Todo un avance, casi se sabe el camino ya. ¿Orgulloso del taxista? Por supuesto. Y de la copiloto también, que menuda paliza se están dando a viajecitos (y lo que les queda, también pagar) por el capricho del niño de irse a estudiar Arquitectura a Madrid... thanks parents!

Todo acaba aquí, primera semana finalizada [casi], comienza la última. Pau se acerca. 10 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada